miércoles, 8 de abril de 2015

Para volver, una de cine: Matera

Muchos meses han pasado ya desde mi última entrada. Ha sido un año de mucha vagancia en lo que a labores se refiere, centrándome algo más en la lectura. Aunque estas últimas semanas parece que vuelven las antiguas costumbres y próximamente mostraré alguno de mis trabajos, que aunque pocos, han sido variados.

De momento, el periodo de Pascua que estamos viviendo, me ha traído a la mente una de las películas que posiblemente más me haya impresionado sobre este tema: "La Pasión de Cristo" dirigida por Mel Gibson, quien ya como actor me ha gustado siempre mucho y que ahora, como director, sigue haciéndome disfrutar con su trabajo.

No sé si conoceréis el lugar donde ha sido rodada parte de la película, se trata de Matera, situada en el sur de Italia, no lejos de donde proviene mi familia paterna, y con unas características que la hacen única.




Asentamiento habitado desde el Paleolítico, I Sassi di Matera, que es como se conoce a la ciudad antigua, son casas excavadas en la propia roca, muchas de ellas habitadas sin interrupción desde la Edad del Bronce, 




incluyéndose iglesias rupestres que datan de la Alta Edad Media.



Teniendo esto en cuenta, no es de extrañar que Mel Gibson explicara así su elección del lugar para el rodaje de su película: «El motivo fundamental fue por el modo en que la ciudad ha conservado su antigua identidad. Hay habitaciones excavadas en la piedra que tienen miles de años y que recuerdan las construcciones que un tiempo se realizaban en Jerusalén y Oriente Medio. También los eremitas que escaparon de Asia Menor en el siglo VII d. C. edificaron allí sus capillas subterráneas. Estando en Matera me sentía rodeado de aquella antigua cultura». También por ello ha celebrado con entusiasmo la elección de esta ciudad como capital cultural de Europa 2019, subrayando que : «amo Matera y sus casas de piedra»



En el centro, la escalinata.

Aunque no es ésta la única película rodada allí, de una lista bastante importante, cabe destacar "El Evangelio según San Mateo" de Pier Paolo Passolini (1964), que la hizo famosa a nivel mundial. O "El Rey David"  (1985) con Richard Gere de protagonista.

Pero las condiciones de vida nunca han sido fáciles allí, de hecho, en los años 50 la población fue obligada a trasladarse a edificaciones modernas en las afueras. Y digo obligadas porque, a pesar de no tener agua corriente ni luz en las casas, siendo gente pobre y principalmente dependiente de la agricultura, se resistían a abandonar sus casas donde tenían sus aperos y animales consigo.
Además la ciudad estaba dotada de un sistema de cisternas para el agua y aquello constituía el centro de la vida social, especialmente de las mujeres. Trasladándose perderían la oportunidad de disfrutar de esas reuniones.






Así la parte vieja fue prácticamente abandonada....hasta que en 1993 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Pero esto en realidad era como un bombón de relleno amargo: por un lado se aseguraba su salvaguarda, pero por otro se obligaba a su conservación, lo que conllevaba un un coste, coste que era difícil de asumir para la ciudad. Por ello se acometió  un plan de recuperación. Algunas de las casas han sido cedidas a condición de su conservación y mantenimiento, y así hoteles, negocios de restauración, museos, artesanos se han ido estableciendo y poco a poco están haciendo renacer la vida en esas calles que te trasladan a otro tiempo.




Lentamente nos rodea el atardecer, cubriéndolo todo de una magia atemporal, y nos despedimos hasta, quien sabe,... una pronta visita?