lunes, 21 de julio de 2008

Mi lectura actual


Como habréis visto aquí al lado, anoche empecé El abanico de seda de Lisa See.





Desde la primera página me ha transportado, y cerrar el libro se convierte cada vez en una tarea más difícil....

Dos cosas a destacar al principio de la historia, es que nos habla del nu shu, lenguaje escrito secreto de las mujeres.

Esto es lo que se puede encontrar al respecto en Wikipedia:

"En la antigua Hunan, la enseñanza del Nan Shu o "escritura de hombres" estaba vedada a las mujeres. Se inventó entonces el Nü Shu y fue usado en secreto por las mujeres. Ellas aprendían el idioma transmitido de madres a hijas o entre cuñadas. Algunas veces los caracteres sirvieron como marcos decorativos o en artesanía, dada su forma más estilizada y estética que la forma "masculina". La mayoría de los escritos forman poesías con líneas de verso de 5 o 7 caracteres.
A persar de que la lengua nushu existía desde el siglo II de nuestra era, no fue conocido al mundo hasta 1983, debido al intenso secretismo que siempre ha rodeado a esta lengua.
Antes de la Revolución Cultural, era costumbre quemar cualquier escrito en Nü Shu durante el funeral de su autora, para que le acompañaran al otro mundo. Durante la Revolución Cultural, fueron destruidos miles de manuscritos en Nü Shu, en parte debido al miedo que provocaba una lengua secreta y en parte por la misión de los Guardianes Rojos de destruir cualquier indicio de culturas antiguas. Como resultado, sobrevivieron muy pocos manuscritos Nü Shu.
Tras la Revolución China, las mujeres tuvieron acceso a la educación y el Nü Shu cayó en desuso. El 23 de septiembre de 2004 murió Yang Huanyi (también llamada Yang Yueqing), de 98 años, viuda de un granjero, la última persona que hablaba este idioma. Yang fue una de las principales representantes de China en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Mujer, celebrada en Pekin en 1995 y aprovechó esa ocasión para entregar a los estudiosos gran parte de las cartas, poemas y artículos que había escrito en ese lenguaje, que fueron recopilados por la prestigiosa Universidad de Qinghua en un libro publicado el año 2005.
Tras el esfuerzo realizado por la señora Huanyi, el gobierno chino ha empezado a esforzarse por recoger y recopilar los escritos, a fin de poder conservarlo como parte invalorable de la rica y rara herencia cultural china."


Otro tema de especial impacto es la descripción del vendaje de los pies para hacerlos diminutos. Reducirlos hasta un tamaño de 7 centímetros era lo ideal.

Para hacerse una idea, basta contemplar la foto de los zapatos que llegaban a calzar.



"La costumbre china de vendar los pies de las mujeres, también denominada “flor de loto” o “de los lirios vendados", se inició en la dinastía Tang (618-906) y continuó hasta 1911, cuando fue abolida. Antes de empezar se realizaba una consulta astrológica con el fin de elegir el día más adecuado para el comienzo del rito de vendaje y se ofrecían pastelillos de arroz a los dioses solicitándoles que los pies de su hija fueran tan suaves como esos pastelillos. A las niñas les metían los pies en remojo con hierbas y sangre animal para eliminar posibles infecciones en la piel y les cortaban las uñas; después, les rompían los cuatro dedos más pequeños del pie a los 4 ó 6 años y durante dos años eran sometidas a un doloroso proceso de vendaje drástico, manteniendo esos dedos rotos apuntando hacia el talón, fuertemente sostenido con tiras de algodón o seda, retirando y renovando el vendaje cada día, consiguiendo así un pie de 10-12 centímetros. Eso implicaba que el pie se deformaba y convertía en un pie cavo, comúnmente conocido como “pie con mucho puente” o pie muy arqueado, el cual tiene además tendencia a la inestabilidad al andar, padeciendo la persona una gran facilidad para las luxaciones de tobillo por no apoyar el pie correctamente en el suelo, sino hacerlo con el borde externo, el contrario al “puente”. Comenzó siendo un lujo de ricos para extenderse y convertirse en un requisito para casarse. Además, existía la creencia popular de que la forma de andar que tenían las mujeres con los pies vendados fortalecía los músculos vaginales y concentraba los nervios del pie en una superficie más pequeña, convirtiéndolos en una zona más erógena. Hay diversas explicaciones a por qué comenzó esa costumbre y qué veían los chinos de aquél entonces de sensual en unos pies tan deformados: que tenía forma de media luna, que el apoyo del pie en el suelo se veía dificultado y para poder mantener el equilibrio su cuerpo sufría una hipertrofia de glúteos (un trasero más voluminoso y respingón) que resultaría más erótico o que al tener los pies así y no poder andar más que a pasitos era más difícil que se escaparan de casa."

Hay fotos mucho más explícitas, pero no he creído oportuno enseñarlas aquí, pues pueden resultar algo crudas
(aunque si te interesa, en los enlaces de más abajo,
podrás ver los devastadores efectos de tan tremenda práctica).
Creo que con estas queda claro el resultado del proceso.
Esta es una radiografía de unos pies vendados donde se observa perfectamente el arqueo exagerado del puente .


Resulta difícil comprender cómo conseguían mantener el equilibrio.....


Pero si quieres más información, la puedes encontrar aquí y aquí, donde también puedes ver más fotos.
* * *

6 comentarios:

angie dijo...

Este libro me encantó. La semana pasada me acabé el último que ha publicado esta autora: El pabellón de las peonías. En cuanto esté inspirada haré un post.

Estrella dijo...

Anna a mi me gusto mucho este libro. Yo lo leí el verano pasado, y aunque un poco triste la historia, pero no deja de ser una realidad para las mujeres de esa época. Y es verdad que te transporta a esa parte de la historia que esta ambientada la novela. Además esta muy bien documentada en detalles que son todos veraces.

ara dijo...

Me he apuntado el titulo, no lo he leido y tiene pinta de bueno, ademas me encanta este tema.
Bss.

MARU dijo...

Es muy interesante todo lo que comentas, lo de los pies vendados ya conocia algo del tema pero lo del lenguaje "nu shu" no tenia ni idea, gracias por darme sabiduria!!! besos amiguita tqm

Paqui dijo...

Muy bonito el libro. Lo lei hace unos meses ya que mi corazón está puesto en China.
Lo del tema de los pies vendados es algo dramático ¡lo que debieron de pasar tantisimas mujeres!
besos

Teresa dijo...

Que post tan bonito.
Yo estoy acabando con Guerra y Paz I; siento verdadera devoción por los escritores rusos ; sobre todo del siglo XIX.

Me anoto este.

Teresa