sábado, 27 de septiembre de 2008

Continuamos rodando.....

Empezamos a viajar hacia el este, saliendo de la Selva Negra. Pero aun pasaremos en esta zona la noche, así que buscamos el camping de Braunlingen, al que llegamos al atardecer.

* * *

No, no están al revés….. es que el lago era un verdadero espejo :-)


* * *
Jaspeado en morado o en amarillo, el verde es una suave alfombra que se extiende hasta el siguiente bosque, y que esconde pequeños seres sorprendentes y vistosos.


En Donaueschingen está el Palacio de los príncipes de Fürstenberg, en cuyo jardín se encuentran las fuentes del Danubio. Se considera que aquí nace el río más largo de Europa (después del ruso Volga); pero la realidad es que el Danubio se forma de la confluencia entre el Brigach y el Breg…. Recordáis que os lo comentaba en la entrada anterior?

* * *

* * *
El último paseo en la Selva Negra será algo especial: decidimos coger el Sauschwänzle bahn, un histórico y auténtico tren a vapor, que nos hace viajar durante dos horas y media a través de 50 km, cruzando puentes y recorriendo túneles. Una vez más nos envuelve el encanto de los pueblitos que rodeamos, del paisaje de campos y bosques verdes, y a lo lejos llegamos a distinguir un ciervo que cruza los cultivos, mientras hacemos el trayecto de Blumberg a Weizen y vuelta.

* * *
* * *
Nuestra ruta nos lleva a orillas del lago Constanza, lago que comparten Alemania y Suiza.




El itinerario escogido nos lleva a recorrerlo por la orilla Alemana, siendo nuestra siguiente visita Meersburg, que cuenta con el castillo más antiguo de Alemania. Aunque su estructura se remonta al siglo VII, en el siglo XVI (1710) se construyó el actual palacio carolingio, el Meersburg. Esta residencia de los príncipes obispos tenía que ver sobre todo con el derecho de representación de los príncipes barrocos. En las colinas de viñedos por encima del palacio, los príncipes obispos mandaron construir una pequeña casa. En el siglo XIX, la poetisa Annette von Droste-Hülshoff adquirió esta casita de los príncipes. Hoy, el castillo se encuentra totalmente restaurado, e incluye una una excelente colección de armas.
* * *
* * *

* * *

* * *
Siempre bordeando el lago, continuamos hasta Lindau que tiene un precioso casco antiguo ubicado en una isla comunicada por un puente con tierra firme.
Desde luego no faltó el chaparrón de rigor.....
* * *
* * *
Y al llegar aquí nos desviamos hacia el norte para dar inicio a la Ruta Romántica. Qué lugar mejor para comenzarla que visitar los castillos de Hohenschwangau y Neuschwanstein?
El castillo de Hohenschwangau fue la residencia de infancia del rey Luis II de Baviera y fue construido por su padre, el rey Maximiliano II de Baviera. Se encuentra en el pueblo de Schwangau cerca de la ciudad de Füssen, muy cerca de la frontera con Austria.
El Castillo de Hohenschwangau fue construido donde se situaba la antigua fortaleza de Schwanstein, que databa del siglo XII. Una familia de caballeros se hizo cargo de la construcción de la fortaleza medieval. Tras abdicar los caballeros en el siglo XVI, la fortaleza cambió de manos en diversas ocasiones. El deterioro de la fortaleza continuó hasta que finalmente quedó en ruinas a inicios del siglo XIX.
En 1829 el Príncipe Maximiliano (futuro Rey Maximiliano II de Baviera) descubrió el histórico lugar y reaccionó con entusiasmo por la belleza del entorno. Adquirió la propiedad en 1832. Un año después empezó la reconstrucción del castillo, de manera ininterrumpida hasta 1837. El arquitecto a cargo, Domenico Quaglio, fue el responsable del estilo neogótico del diseño exterior.
Hohenschwangau fue el lugar oficial de veraneo y de práctica de caza de Maximiliano, su esposa María de Prusia y sus dos hijos Luis (futuro rey Luis II de Baviera) y Otto (rey Otto I de Baviera). El joven príncipe pasó aquí sus años de adolescente. El rey y la reina vivían en el edificio principal, sus hijos en el adyacente.
El rey Maximiliano murió en 1864 y su hijo Luis le sucedió en el trono, trasladándose a la estancia que su padre tenía en el castillo. Como Luis nunca se casó, su madre continuó viviendo en la misma planta. El Rey Luis disfrutó viviendo en Hohenschwangau, especialmente después de 1869 cuando se inició la construcción de su propio castillo, Neuschwanstein, a partir de una piedra que provenía del castillo de la familia.



Se puede ir de un castillo a otro, dando un agradable paseo entre paisajes de ensueño, en unos 40 minutos
* * *

Neuschwanstein es uno de los castillos neoclásicos más conocidos. Originalmente era conocido como el nuevo Hohenschwangau, en honor al lugar donde el rey pasó gran parte de su infancia. Su nombre fue cambiado tras la muerte del rey.
El castillo de Neuschwanstein se construyó en una época en la que los castillos y las fortalezas ya no eran necesarias desde el punto de vista estratégico. En lugar de ello, nació de la pura fantasía: una bella y romántica composición de torres y muros en perfecta armonía con las montañas y los lagos. Producto en gran medida de la mente de un escenógrafo teatral, evoca la imagen de un glorioso cisne surgido del lago a sus pies.
El rey exigió dos condiciones en su construcción: primero, que fuera edificado por trabajadores bávaros y con materiales bávaros, sin apenas excepciones, lo que favoreció la creación de una poderosa artesanía en Baviera, que ha hecho de ella uno de los mayores enclaves industriales de Alemania. Y segundo, que por fuera se asemejase a los castillos de los cuentos de hadas que tanto admiraba en su juventud, mientras que por dentro contuviera todos los avances tecnológicos de la época.
Ambas exigencias se cumplieron: el castillo asemejó tanto los relatos tradicionales alemanes que fue elegido por la Disney como modelo para el castillo de La bella durmiente (1959).
Por dentro, además de continuas referencias a estos cuentos o a diversas leyendas y personajes medievales (Tristán e Isolda, Fernando el Católico), contiene una completa red de luz eléctrica, el primer teléfono movil de la historia (con una cobertura de seis metros), una cocina que aprovechaba el calor siguiendo reglas elaboradas por Leonardo da Vinci, y maravillosas vistas y paisajes a los Alpes, incluyendo una encantadora cascada que podía contemplarse desde la habitación del monarca.
Luis II deja la capital, Munich, y se instala permanentemente en el castillo en 1884 supervisando su construcción, en concreto desde unas escaleras que constituían el lugar favorito para seguir los avances obtenidos. Por no tomar medidas ante las amenazas por parte de la banca extranjera de embargar sus propiedades, es incapacitado en 1886 y muere ahogado en un lago cercano en extrañas circunstancias.
* * *
* * *
A la salida, vale la pena ir hasta el puente del reina María, el Marienbrücke, porque desde allí hay unas vistas espectaculares.

* * *
Füssen es el pueblo en el que da comienzo para nosotros (puesto que la recorreremos de sur a norte) la Ruta Romántica.

* * *
Siguiente parada: Augsburgo, donde lo primero que visitamos es la Fuggerei.
Podría definirse como una ciudad dentro de la ciudad. Fue fundada en 1516 por la Familia Fugger. En 1523, 52 casas habían sidgo construidas, y en los siguientes años la zona se había expandido con varias calles, pequeñas plazas y una iglesia. Hoy en día sigue estando habitada, y sus cinco puertas siguen cerrándose cada noche a las 22:00. El alquiler era y es todavía hoy de 1 Rheinischer Gulden al año (que equivale a 0’88 €) y tres oraciones al día por el alma de la familia Fugger. Las condiciones para acceder a una de estas viviendas siguen siendo las mismas de hace 480 años: hay que ser vecino de Augsburgo desde al menos dos años, hay que ser católico y hay que haber caído en la indigencia sin deudas.
El abuelo de Morzart vivó en la Fuggerei entre 1681 y 1694. Gravemente dañada en los bombardeos aliados de la Segunda Guerra Mundial, fue reconstruida posteriormente con su estilo original.



De estas 140 viviendas, una de las de planta baja es hoy un museo.

Son viviendas unifamiliares de 60 metros cuadrados.Cada familia tiene su propio apartamento que incluye un pequeño recibidor, una cocina, un baño, un dormitorio y una sala de estar. Los apartamentos de la planta baja tienen un pequeño jardín, mientras que los del piso superior tienen un pequeño atico. Todos tiene televisión y agua corriente.

* * *
Después damos un paseo por Augsburgo, una ciudad tranquila y limpia como todas las que estamos visitando.

* * *

* * *
Como es imposible parar en todos los pueblos de la Ruta, hacemos una selección. Así, decidimos visitar Nordlingen. Es una ciudad medieval que está encerrada completamente por una muralla. Otras dos ciudades en Alemania también cuentan con una muralla que las rodea: Rothenburg ob der Tauber y Dinkelsbühl; sin embargo, solo la de Nördlingen se puede recorrer en toda su extensión, característica que la hace única en Alemania.
Se puede tener una fantástica vista de toda la ciudad al subir los 90 metros hasta lo alto del “Daniel”, torre de la Iglesia San Jorge, de estilo Gótico, y sello de Nördlingen. Es aquí donde los dos guardianes municipales de la torre trabajan en la cima de la torre, los cuales son los últimos de su clase en Alemania. El llanto de los guardianes es también único: “So, G´sell, so”, lo que significa “todo bien, compañeros, todo bien”. Son ecos que se oyen en toda la ciudad cada media hora desde las 22:00 hasta la media noche, y que en la antigüedad tenían como fin, tranquilizar las noches de los habitantes, ante cualquier ataque.

* * *
Un detalle curioso que nos sorprendió es la cantidad de fósiles que había en el mármol del suelo de la iglesia.




Dinkelsbühl es la siguiente ciudad que visitamos. En cada esquina asoma su encanto medieval.

* * *
Y pondremos punto final a nuestra Ruta Romántica en Rothenburg.
Una rápida visita por la tarde al llegar nos hace darnos cuenta de que tenemos que pernoctar allí para poder visitarla con más calma por la mañana.
Eso nos dará la oportunidad de descubrir que el ayuntamiento consta de dos edificios, el gótico (construido entre 1250 y 1400) y la parte delantera del Renacimiento (construido entre 1572 y 1578) con unas arcadas añadidas en 1681. Ambos edificios están comunicados por el Lichthof, Patio Vidriado.
* * *
Así mismo, tendremos ocasión de subir a la torre del ayuntamiento que tiene la particularidad de no poseer cimientos propios, sino que está construida sobre el frontón del edificio gótico, pero a la que se accede por la entrada delantera del ayuntamiento. Desde lo alto, la vista es espectacular.
Cruzando la ciudad llegamos al Burggarten, que no se trata de los jardines del castillo, ya que en el siglo XII los castillos no tenían jardines. Para ser más exactos, serían "los jardines en el lugar del castillo", puesto que aquí los Hohenstaufer construyeron su castillo en 1142. Pero sólo reinó en él, el rey Konrad III, pues sus dos hijos murieron a temparana edad y el castillo pronto perdió su importancia. Fue, aun así, el germen del desarrollo de la ciudad, que en 1400 era una de las más grandes ciudades del Sacro Imperio Romano Germánico con más de 6000 habitantes.
Un temblor de tierra en 1356 destruyó el castillo y sus piedras, material de construcción muy preciado en la época, fueron utilizadas para la construcción de las murallas.

Sin saberlo, fotografiamos uno de los rincones más conocidos de Alemania: el Plönlein, con la torre Siebersturm a la izquierda y la puerta Kobolzeller a la derecha. Es la placita triangular abajo a la derecha en la foto.
* * *
Por lo visto también es famoso su mercado navideño, que se celebra desde hace más de 500 años. Pero los que no tenemos la suerte de visitarlo nos conformamos con visitar la tienda de Käthe Wohlfahrt. Por un momento la magia de la Navidad nos envuelve gracias a todos los adornos imaginables y miles de luces que decoran el lugar y que visten variso árboles, pero destacando uno inmenso en el centro del local.....

El primer árbol de Navidad
En el siglo VII, un monje inglés utilizó un abeto triangular para describir la Santísima Trinidad (Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo) mientras enseñaba la Palabra de Dios en Alemania. En los comienzos, los alemanes veneraban el roble, aunque pronto lo cambiaron por el abeto, viéndolo como el árbol de Dios. Siglos más tarde, se convirtió en el símbolo del cristianismo. Para hallar la referencia inglesa más antigua del 25 de diciembre como el Día de Navidad, debemos remontarnos al año 1043. Los villancicos navideños, relacionados con la celebración religiosa del nacimiento de Cristo, comenzaron a aparecer en el siglo XIV. En 1510, el primer árbol de Navidad fue decorado en Riga, Latvia. Poco tiempo después, Martin Luther decoró un árbol con velas para explicar a sus hijos cómo brillan las estrellas por la noche. Más adelante en ese siglo, se establecieron mercados navideños en toda Alemania; allí se podían adquirir regalos, comidas y elementos decorativos, como por ejemplo adornos y galletas de jengibre. Exactamente 100 años después de que se decorara el primer árbol, los alemanes inventaron el oropel, utilizando plata VERDADERA. Se crearon máquinas para cortar la plata en tiras. A pesar de que perdían su lustre rápidamente y eran pesadas para colgar en un árbol, otras alternativas de plomo y estaño no funcionaron. De modo que la plata se siguió utilizando hasta la década del 50. Desde entonces, los árboles de Navidad han adoptado gran variedad de formas, pero han mantenido la forma triangular en honor al Niño Jesús.
* * *
Un poco sorprendidos de no encontrar nieve a nuestra salida, ponemos rumbo a Munich.
* * *
Blumen : Flores
Pero antes de llegar allí, dejadme que os haga una pregunta.
Como definiríais un autoservicio de flores? Pues en Suiza y Alemania es un campo lleno de flores, donde tú vas y eliges las flores que quieres, te las cortas, las pagas y te vas. Hasta aquí ninguna novedad….. Pero por qué Suiza y Alemania, son Suiza y Alemania? Pues por el simple hecho de que no te las cobra nadie: hay un cartel con el precio de cada flor, y depositas el dinero en una lata que no vigila nadie. Y como una imagen vale más que mil palabras……..



Otro día os cuento nuestra visita a Munich ;-)


* * *

2 comentarios:

Alinaxtina dijo...

Me has dejado sin palabras, las fotos, la narración, las historias... literalmente me ha encantado!!!

reyes dijo...

ALUCINANTE!!!
Estoy sin palabras.!!!!